licencia

Licencia de Creative Commons
po(st)emas by Jose Aguilar is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at postemas.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://postemas.blogspot.com/.

lunes, 2 de agosto de 2010

MARCAS

Quedan, sí,
como pequeñas cicatrices
una al lado de la otra,
(pero confíe en mí).

Notará un ligero
estremecimiento
(si es especialmente sensible,
incluso un temblor
o, para serle sincero,
hasta un desvanecimiento).

No se deje asustar.

Sí, es cierto,
como se detalla
en nuestro folleto:
en alguna ocasión
se producen efectos paradójicos,
un ligero sabor metálico,
puede que llegue a oír
voces que susurran
en lenguas extrañas,
o a sentir una irrefrenable adicción
a jugar con insectos,
particularmente
con arañas
(todo esto, por supuesto,
es infrecuente, más que raro,
anecdótico).

Considere, sin embargo,
los beneficios:
inmortalidad asegurada,
¡y a saber qué vendrá después!;
opcionalmente… telequinesia,
transmutación, ingravidez,
y nuestra típica, inimitable
envidiada y elegante
palidez.

La alternativa es,
sinceramente,
poco atractiva:
una vida limitada,
tasada,
tan corta como una sonrisa,
aburrida —disculpe— como una Misa
tan frágil —permita— como usted.

Desconfíe de imitadores:
la licantropía: una lata;
el vudú: destrozará su espalda;
¿magia negra? ni se le ocurra,
para eso mejor sea bruja
(aunque considere el esfuerzo
de tanta pócima inútil
y el riesgo cierto de ser quemada).


De verdad, a la larga,
le sale todo mucho más caro,
(y no digamos los pactos
con el diablo:
disculpe la paradoja,
pero se han puesto,
literalmente,
por las nubes).

Así, que si lo desea,
no tiene más que firmar,
aquí, y aquí,
y al dorso también;
no, con sangre no,
(no malgaste ni una gota,
quizá la eche de menos
después)
con tinta bastará.

Sí, desde luego,
unas pequeñas cicatrices,
una
al lado
de la otra.

Sí, al dorso también,
junto a la fecha.

Sólo firme.

1 comentario:

  1. La inmortalidad.. Como dice Roth, somos inmortales mientras vivimos

    ResponderEliminar